Un año termina y miles de aguacatecos realizan las ultimas compras para despedir el año.

Desde muy temprano se realizan las compras abarrotando el mercado para la compra de insumos para el tamal y el ponche caliente de medianoche.

Se observaba la alegria entre los comerciantes, quienes venden tomates, hojas de mashan, especias, carnes, frutas y muchas cosas, ademas la alegria de los compradores y preocupacion para algunos por el deterioro de la economia familiar.

Al caer la tarde entre bromas y chistes, las familias preparan el banquete para la cena y algunos comprando a ultima hora los estrenos para recibir el año joven.

En la noche muchos asisten a las iglesias para mostrar su gratitud por las bendiciones logradas en un año que expiraba y otros haciendo ambiente en los hogares.

Ventas de fuegos pirotécnicos
Ventas de fuegos pirotécnicos

Pero todo ha cambiado, ya no son cohetillos y silvadores como uno acostumbraba de patojos, por su puesto la generacion de nuestros padres y nosotros los mileanias (digo, nacidos entre los 80’s y el año dos mil), ahora todo es sofisticado disque juegos pirotecnicos, estrellas a colores, mariposas, misiles, volcanes, baterias, tronadores y un sin fin de deribados de la polvora, no dejan de ser peligrosos para los niños, pero todo salio bien.

A media noche, ni un minutos mas se escucharon los primeros estruendos, ya parecia una competencia, quien soltaba mas fuegos artificales, que alegre!.

Todas las familias felices en la cena y otros extrañando al ser ausente, no faltaron los abrazos, las copitas, los tamales, el ponche y muchas uvas para dar la bienvenida al año nuevo; tambien no faltaron algunos bolos relajeros, pero todos felices.

Desde la redacción del aguacateco.com, deseamos mucha bendiciones en el Año Nuevo 2,017

One thought on “Un año que expira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *